La azotea

Esperaste en la azotea
a que terminara
de pasar la ciudad,
y seguiste esperando
a que pasara tu piano
sobre el camión de redilas,
y seguiste esperando
el trueno de Tlaloc,
y seguiste esperando
a Xólotl.

Y seguiste esperando a la Choco
salir del puerto.

Y esperaste…

Y esperaste sentado en la silla,
junto al pararrayos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s